Lanza a Favor del Ala de Doble Vejiga

Escribo esto porque oigo muchas veces a los buceadores técnicos echar “pestes” sobre las alas de doble vejiga.

Bien, voy a tratar de expicar que si bien no es la primera opción de ala que le recomendaría a un buceador técnico, tampoco me parece bien que se demonicen. Pienso que hay algunas razones bastante buenas para utilizar una ala de doble vejiga en según qué ocasiones.

ala de doble vejigaLa razón de fabricar alas de doble vejiga es la redundancia del sistema de flotabilidad.

Partiendo de este hecho, está claro que en una inmersión en la que por cuestión de temperatura se utilice un traje seco, no sería necesario este sistema de ala, ya que el traje seco nos puede servir de sistema auxiliar de control de la flotabilidad en caso de fallo o rotura del ala.

Pero qué pasa en todos esos maravillosos destinos en los que la temperatura del agua nos permitiría realizar inmersiones técnicas o en cuevas con traje húmedo? México, Australia, Mar Rojo….por nombrar algunos.

Hay buceadores técnicos que piensan que siempre se tiene que bucear con traje seco. Personalmente no comparto esta opinión, pero cada cual es libre. Así que para estos, ya que siempre usan traje seco, tampoco sería una opción la doble vejiga.

Pero para los que prefieren utilizar un traje húmedo si la temperatura del agua lo permite, y por el tipo de buceo, ya sea técnico en mar abierto, o un buceo en cuevas, se plantean llevar redundancia de sistema de control de flotabilidad, se les plantea la posibildad de elejir entre utilizar el traje seco, o llevar un ala de doble vejiga.

Aquí es donde creo que és más oportuno decidirse por la doble vejiga.

Primero: si quieres notar el agua, mojarte, bucear con un traje húmedo, y elijes el traje seco como sistema auxiliar de control de flotabilidad, trastocas totalmente tu intención y configuración. Mientras que el llevar doble vejiga apenas cambia nada, sólo que llevarás otra traquea por el lado derecho y el latiguillo de hinchado del traje lo lanzarás hacia la dereccha para conectarlo con esta segunda traquea.

Segundo: evitas un riesgo. Ya no puedes inundar el traje seco (porque no llevas). Y es uno de los problemas más serios que puedes tener tanto en mar abierto como en una cueva.

Tercero: evitas una tarea. Ya no tienes que preocuparte de hinchar y deshinchar el traje seco. Y no está mal el poder eliminar tareas, por acostrumbrados a realizarlas que estemos, cuando realizamos una inmersión técnica o en cuevas, que ya de por sí requieren de bastantes tareas y concentración.

Cuarto: evitas otro problema. Ya no se puede quedar encasquillada la válvula de inflado del traje seco.  Esto es algo que puede pasar tanto en las válvulas de inflado del seco, como en las de las traqueas, pero con la gran diferencia de que mientras en el caso del traje seco, se convierte en un problema porque si desconectas el latiguillo ya no podrás introducir aire y además de perder el sistema de control de flotabilidad auxiliar, te enfrentas a un posible placaje del traje; una traquea siempre la podrás utilizar de forma oral.

Y para finalizar, me gustaría decir lo perplejo que me he quedado alguna vez al oir decir, para denigrar a las alas de doble vejiga, cosas como estas:  “llevas un ala de doble vejiga y cuando tienes un problema con la principal y vas a utilizarla, como no estás acostumbrado, no sabes utilizarla. Y además, como no la utilizas nunca, a la primera de cambio se queda atascada y tienes un problema”. No salgo de mi asombro.
Si tienes un ala de doble vejiga, és parte de tu equipo, y como todo él, debes tenerlo bien mantenido, cosa que no me parece ni un gran problema, ni una ardua tarea. ¿O es que cuando, por ejemplo, desales el equipo vas a dejar fuera del agua la traquea derecha y no le vas a dar un par de toques a los botones para que no se queden pillados? ¿o es que si revisas el ala, sólo vas a desmontar la traquea izquierda y no la derecha? ¿o es que cuando entres en el agua y compruebes si todo tu equipo funciona corrrectamente no vas a comprobar si la segunda traquea hincha y deshincha bien? etc…
Y en cuanto a saber o no utilizar una traquea con la mano derecha….sin comentarios. O bueno, haré uno: si crees que eres tan torpe que no vas a saber darle a un botón con los dedos de la mano derecha, solo tienes que practicar un poco, para dominar tu equipo. Bastaría con que en alguna inmersión de entrenamiento o recreativa utilizaras la vejiga conectada a la traquea derecha para darte cuenta de que es tan fácil darle a un botón con la mano derecha como con la izquierda.

P.D. está claro que tengo un ala de doble vejiga. Sería más exacto decir que tengo cuatro alas, una de ellas de doble vejiga, así que os diré que (y os lo diré sabiendo de lo que hablo) la he utilizado en más de 300 (trescientas) inmersiones y sin una gran dedicación a su mantenimiento, sólo con el hecho de haberla utilizado alguna vez para entrenar, ni se me ha quedado atascada nunca, ni me ha parecido dificil su utilización.
Con esto no tengo intención de alentar a nadie a que las utilice, simplemente defender que puede ser una elección válida según en qué momentos.

José Pulido

Esta entrada fue publicada en Artículos y cosas de interés y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Lanza a Favor del Ala de Doble Vejiga

  1. Pablo Sanchez dijo:

    Eres un crack, ni la biblia me saca de las dudas que pueda tener en lo referente al tema.
    Explicacion, concisa aportando seguridad para lo que debe hacer uno.

    Secreto: La pasion por lo que uno hace!

  2. Gonzalo Cabrera dijo:

    Muy buen artículo y bien argumentado. Yo soy de los que aprendieron sin pensar en dobles vejigas y veo que (como casi siempre) cada cosa es para lo que es. En todo caso malo no puede ser.
    Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *